Publicaciones etiquetadas con: tos

Perros muy tragones.

Algunos de los perros que vienen a La Residencia Canina Las Brañas engullen la comida con excesiva rapidez.

Estos perros se comen el pienso a bocados muy grandes, muy deprisa y sin salivar la comida.

El resultado de esto es que en unos pocos segundo dan una arcada y regurgitan toda la comida.  Como a nuestra mascota no le ocurre nada, a parte de su ansiedad comiendo, inmediatamente se come el devuelto. Con gran cara de asco por parte de la mayor parte de los dueños.

Esto tiene una serie de inconvenientes para nuestra mascota:

  • Peores digestiones, peor aprovechamiento del pienso y heces peor formadas.
  • Al no morder el pienso, no se limpian los dientes y eso implica hacer limpiezas de dientes mas a menudo.
  •  Algunas mascotas se acaban irritando garganta y esófago.

Cuando nuestra mascota es tan tragona los dueños de las mascotas llegan a pensar que su perro tiene un problema de garganta o de estomago.

Soluciones:

  • En la residencia la solución mas sencilla es hacer una sopa con el pienso y repartir la comida en dos tomas.  No hay que dejar el pienso metido en agua mas que unos segundos y no mas tiempo. Si dejamos el pienso mas de unos segundo, este empieza a absorber agua, se hincha y se hace una pasta espesa y esto no es lo que perseguimos.

Pienso de perros con agua a modo de sopa, para perros muy tragones.

  • La segunda solución es comprar un comedero especial con el cual le sea imposible comer deprisa. Son comederos con “bultos” que le obligan al perro a comer despacio.

Comedero comercial para perros tragones.

Como podéis leer, otro problemilla que se soluciona con manejo.

Saludos y Ladridos 🙂

Juan H. Koers

Categorías: Cuidados, Cuidados veterinarios, Manejo, Residencia canina y felina Las Brañas, Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La parainfluenza canina, traqueitis vírica canina o tos de las perreras

Un problema relativamente frecuente en La residencia Canina y Felina Las Brañas y en todas las residencias caninas o zonas donde hay una colectividad de perros es el virus de la parainfluenza canina, también conocida como “Tos de las Perreras“. Aunque es completamente benigna hay que tener unas mínimas precauciones para que no se complique.

parainfluenza canina

 

 

Javier Martinez Martinez es el veterinario encargado y responsable de la sanidad de la residencia Las Brañas. Él ha sido el encargado de escribir el texto que reproduzco abajo con informacion muy interesante para nuestros perros:

 

 

La parainfluenza canina, traqueitis vírica canina o tos de las perreras, como vulgarmente se conoce, es una enfermedad caracterizada por una inflamación de la primera parte de la tráquea, producida por el crecimiento de un adenovirus.

Tiene un periodo de incubación de unos 4 a 7 días en los que el perro es asintomático sin que se pueda detectar la enfermedad.

  •  La transmisión es por vía aerógena, de tal forma que un perro al toser expele virus al aire que al ser respirado por otro perro, inhala el virus y éste se asienta en la primera parte del aparato respiratorio produciendo la inflamación típica.
  •  Los síntomas son tos seca, a veces con expulsión de flemas espumosas blancas e incluso con vómitos de flemas. Estos síntomas se deben a que la inflamación y la consiguiente molestia hace que el perro segregue más saliva por lo que en ocasiones, hay expectoración de flemas de saliva. En casos en los que el perro traga esas flemas es frecuente observar vómitos de flemas con aspecto similar a la clara de huevo batida. En este caso se podría confundir con un proceso digestivo, pero el aspecto del vómito nos tiene que llevar a pensar de que se trata de un proceso respiratorio y que los vómitos son secundarios a este y en consecuencia, no se tratan.

Por otra parte la lesión producida por el virus en el epitelio respiratorio, es aprovechada por bacterias para crecer y pueden complicar más el caso. La parainfluenza en general es una enfermedad benigna, contra la que el perro crea anticuerpos en 7 a 10 días y la vence sin que haya secuelas.

  • En general el tratamiento es sintomático: Para evitar que se complique con bacterias es conveniente poner un tratamiento antibiótico preventivo y en todos los casos se ponen antinflamatorios,  que mejoran el estado del perro y evitan los vómitos de flemas y en ocasiones se complementa el tratamiento con antitusígenos siempre y cuando esté indicado, como sería en el caso de que el perro tuviera accesos de tos fuertes.

 En resumen: se trata de una enfermedad vírica benigna similar al catarro humano, que se contagia rápidamente pero que no suele dejar mayor secuela en los perros afectados.

Logo Alphavet

Javier Martínez Martínez

Veterinario Colegiado 2.356

Madrid

Saludos: Juan H. Koers

Imágen extraída de Foyel

Categorías: Cuidados, Cuidados veterinarios, Manejo, Residencia canina y felina Las Brañas | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , | 17 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.